YouTube e Instagram: hacia un modelo de gestión del aprendizaje

info youtube

Un equipo de la UTPL trabaja en una plataforma educativa orientada a fomentar la participación democrática y ciudadana desde la escuela, a través del uso de Internet y redes sociales

La sociedad actual se diferencia significativamente por los profundos cambios en las interacciones que día a día tienen las personas con los medios de comunicación. El desarrollo de Internet y los avances de la web han hecho posible una comunicación multidireccional en la que los ciudadanos pueden, además de usar los medios, producir con ellos e implicarse con nuevos modelos de participación, convivencia y educación, entre otros. El desarrollo de una cultura de convergencia mediática y participación está incidiendo no solamente en los comportamientos, y percepciones sociales sino en las formas de aprender y enseñar; por ello, la alfabetización específica para el empoderamiento de los ciudadanos y la democratización se convierte en una necesidad emergente. Las generaciones más jóvenes, especialmente, están creando, al amparo de plataformas digitales y redes sociales como YouTube e Instagram, nuevos relatos y nuevas experiencias que pueden llevarse a un contexto educativo en el que profesores y estudiantes a la vez que aprenden, promuevan una ciudadanía crítica y participativa.

Lucy Deyanira Andrade Vargas lidera un proyecto de investigación que integra docentes investigadores de los departamentos de Ciencias de la Educación, Comunicación y Ciencias de la Computación y Electrónica de la UTPL, cuya actividad se enmarca en la línea de competencia mediática y educación, orientada al uso de las redes o plataformas sociales: YouTube e Instagram como herramientas que apoyan la gestión de la enseñanza-aprendizaje de los profesores y estudiantes de educación básica y bachillerato de Ecuador.

La premisa de trabajo que se plantea en el estudio establece que, el desarrollo de la competencia mediática en los ciudadanos fortalece la comunicación y la participación democrática a través de los medios de comunicación e Internet y las redes sociales. “De ahí que crear nuevos modelos para la enseñanza de los profesores y el aprendizaje de los estudiantes con el uso de estas plataformas sociales, además de llevar este concepto de participación democrática y ciudadana a la escuela, nos anima a impulsar la investigación en el contexto educativo”, señala Andrade.

En Ecuador la línea sobre competencia mediática está liderada por la UTPL a través del Grupo de Investigación de Comunicación, Educación y Tecnología que forma parte de la Red Interuniversitaria EuroAmericana de Investigación sobre Competencias Mediáticas para la Ciudadanía (Alfamed), la cual, desde 2010 investiga en el área de la Educomunicación, específicamente en la línea de la alfabetización en la competencia mediática.

En la investigación participan 407 instituciones educativas, de las cuales el 34.9% son fiscales, el 35.6% son fiscomisionales y el 29.5% son particulares. Todas pertenecen a diferentes provincias del país, y el 80.8% se ubican en el sector urbano y el 19.2% en el sector rural. También participan 2.115 estudiantes entre 12 y 18 años que cursan el octavo, noveno y décimo grados de educación básica; y primero, segundo y tercer año de bachillerato. El 54.1% de los alumnos es de género femenino y el 45.9% es de género masculino. Además, participaron 407 profesores: 60.7% de género femenino y 39.3% de género masculino.

 Los resultados del estudio muestran que:

• Existe una tendencia a la democratización de la creación de contenido por parte de profesores y estudiantes de educación básica y bachillerato.

• Los docentes son quienes aprovechan las redes sociales, YouTube e Instagram, para innovar el aprendizaje de los estudiantes a través de la selección e integración de contenidos y recursos de estas redes sociales, los cuales proporcionan condiciones favorables para el diálogo, el aprendizaje colaborativo y la participación democrática.

• El modelo para “la gestión del aprendizaje” propuesto, consolida de manera integral el desarrollo de la competencia mediática de los docentes en las redes sociales YouTube e Instagram, el cual se conforma de tres dominios (conocimientos, habilidades y actitudes) en las dimensiones de lenguaje, tecnología, producción, interacción, estética y valores.

La investigación, una vez concluida, permitirá detectar puntos fuertes y débiles en cuanto a las prácticas de utilización de estas redes, así como definir vías para la educación en medios como un activo valioso para la educación en el contexto de la cultura participativa, democrática y el desarrollo de las competencias mediáticas de docentes y estudiantes.

La profesora Lucy Deyanira Andrade Vargas explica que “aún está pendiente la apertura de la “plataforma para la gestión del aprendizaje” a la comunidad educativa para la validación por parte de los usuarios y la mejora del prototipo”. El equipo investigador confía en que la plataforma constituya un apoyo pedagógico para los profesores y un recurso de aprendizaje para los estudiantes de educación básica y bachillerato. “Esperamos -dice- que esta plataforma se actualice continuamente con la participación de estudiantes de las carreras de Educación de la UTPL y de todos los usuarios que no solo la utilicen, sino que también la retroalimenten; es decir, los usuarios pasan de ser consumidores a prosumidores, incorporando orientaciones didácticas a cada uno de los recursos didácticos de la plataforma, enriqueciéndola de manera permanente y fomentando un trabajo colaborativo”.

Adicionalmente dice que, “en aras de crear contenido digital enriquecido, teniendo como base los recursos disponibles en redes sociales como YouTube, se crea un proceso de evaluación técnica y pedagógica, que sirve para la evaluación de la gestión del aprendizaje y de los recursos digitales a través de un portal web que permita la visualización y evidencia de los recursos enriquecidos e indicadores que aporten a la toma de decisiones en el ámbito educativo”.

Este reportaje forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #61, correspondiente a los meses octubre-noviembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.

El Museo de Zoología de la Universidad Técnica Particular de Loja, una colección valiosa con especímenes únicos en el mundo

rana

El Museo de Zoología de la UTPL (MUTPL) es una dependencia alineada con las políticas institucionales, la legislación ecuatoriana, y los tratados y convenios internacionales. Constituye un centro de registro de la diversidad faunística de Ecuador, con énfasis en la región sur del país, y de apoyo a la investigación y formación de profesionales en el Departamento de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la UTPL.

El MUTPL posee 9.333 ejemplares y 148 lotes de invertebrados, y 2.037 ejemplares y 21 lotes de vertebrados. Las colecciones están organizadas por familia, género, especie y código de museo. La colección de invertebrados incluye material seco y húmedo, y se divide en las colecciones de insectos y arácnidos (MUTPL-Cisec con 9.333 especímenes y 27 lotes) y la de macroinvertebrados (MUTPL-Macros con 121 lotes que representan casi 34.000 especímenes).

La sección de vertebrados incluye material seco y húmedo, y se divide en las colecciones de peces (MUTPL-P con 246 especímenes), anfibios (MUTPL-A con 1.109 especímenes y 21 lotes de renacuajos), reptiles (MUTPL-R con 197 especímenes), aves (MUTPL-O con 89 especímenes) y mamíferos (MUTPL-M con 396 especímenes). Muchos de estos especímenes son registros únicos para Ecuador.

Las muestras más valiosas del museo son los especímenes tipo. Por ahora, MUTPL mantiene dos holotipos y siete paratipos de invertebrados (insectos), y cinco holotipos y 58 paratipos de vertebrados (ranas). El responsable del museo, Jozsef Paúl Székely, destaca que “teniendo en cuenta que se trata de un museo joven, estos números son espectaculares, y más teniendo en cuenta que tiene en su colección varias especies potencialmente nuevas, no descritas (probablemente más de 50 especies de anfibios, reptiles y mamíferos) con las cuales nuestros especialistas están trabajando en la actualidad”.

“Con la introducción y mantenimiento de estos especímenes ‘tipo’, el Museo de Zoología de la UTPL se convirtió en un miembro de las colecciones valiosas del mundo y somos lo suficientemente afortunados como para mantener especímenes tan únicos”, añade. Sin embargo, esto conlleva una gran responsabilidad ya que el correcto mantenimiento de las colecciones del museo es de suma importancia y probablemente esencial para el desarrollo de las futuras generaciones de investigadores en ciencias naturales de la UTPL.

La primera colección entomológica inició en 2002 como parte de los objetivos del Instituto de Desarrollo Ambiental (IDA), centrándose en la colección de la familia Coccinellidae (Orden Coleoptera), debido a su importancia como agente de control biológico. El entonces denominado Museo de Colecciones Biológicas fue establecido como entidad oficial en 2012 y se le concedió su primera patente como Museo Faunístico. Posteriormente, en 2014, su colección fue oficialmente designada como Colección de Invertebrados del Sur del Ecuador (Cisec) cuyo objetivo claro es construir la mayor colección entomológica del sur del país, cumpliendo los más altos estándares en manejo y curación de especies entomológicas.

En enero de 2018 se creó formalmente la colección de vertebrados del MUTPL. Al final de ese mismo año la colección alcanzó sus primeros 1.000 especímenes, representativos de 250 especies de anfibios, reptiles, aves y mamíferos. En vista de que el museo está orientado a la preservación y mantenimiento de especímenes voucher (o denominados también testigo, simbolizan muestras representativas colectadas para referencias futuras) de animales, exclusivamente, en marzo de 2018 se cambió el nombre: pasó de llamarse Museo de Colecciones Biológicas a Museo de Zoología, que sus responsables consideran que es “una denominación más apropiada y congruente con sus objetivos”. En 2018 se depositó allí el primer material tipológico de un vertebrado: el holotipo de la ranita Pristimantis tiktik (el cutín tiktik) descrita por investigadores UTPL.

El museo pretende ser un lugar para almacenamiento de ADN y tejidos, catalogar la fauna regional del sur de Ecuador y desarrollar una base de datos sólida siguiendo protocolos establecidos para el uso eficiente de las colecciones por parte de investigadores, estudiantes y demás colaboradores.

La estrategia de investigación del museo consiste en centrar los estudios en sectores muy poco conocidos o estudiados (dentro o fuera de las áreas protegidas), mediante la implementación de diversas técnicas que van desde estudios morfológicos o conductuales clásicos hasta las técnicas moleculares de punta. También se recolecta especímenes que mueren de forma incidental, especialmente por atropellamientos en las carreteras o en manos de pobladores locales, lo cual es frecuente en el caso de reptiles, aves y mamíferos.

Jozsef Paúl Székely, responsable del MUTPL, destaca que se ha “ejecutado con éxito un proyecto en los últimos dos años (Uso científico de especímenes de vertebrados obtenidos de manera incidental en la región sur de Ecuador) dentro del contrato marco MAE-DNB-CM-2015-0016-M-002 con base al cual se logró incorporar más de 100 nuevas muestras a la colección. Si bien la colección del museo se centra en especímenes del sur de Ecuador, nuestros investigadores trabajan inclusive en proyectos en todo el país, a lo largo de la Costa, Sierra, Amazonía y también Galápagos”, sostiene.

“Desde nuestra convicción ética -añade Jozsef Paúl Székely-, percibimos la recolección de especímenes como una actividad científica que debe realizarse bajo estándares éticos y técnicos precisos, tomando en consideración aspectos primordiales como la pertinencia y el tamaño mínimo de las muestras. La recolección de ejemplares voucher (o testigo) se realiza solo cuando se trata de nuevas especies potenciales, registros geográficos o taxonómicos únicos o en función de la relevancia científica del registro”.

Las muestras alojadas en colecciones de historia natural proporcionan un muestreo puntual para la biota de nuestro planeta. Esta visión de la historia es inestimable e irremplazable: no podemos volver el tiempo y rehacer las muestras. Por lo tanto, es de suma importancia desarrollar planes para la preservación, conservación y uso racional de este recurso.

El MUTPL pretende proporcionar un lugar para almacenamiento de ADN y tejidos, además de catalogar la fauna regional del sur de Ecuador y desarrollar una base de datos sólida siguiendo protocolos establecidos para el uso eficiente de las colecciones para investigación.

Las colecciones de historia natural sirven como fuentes importantes de datos biológicos para científicos, educadores y el público en general. Estas colecciones son una piedra angular crucial para la sistemática, la historia natural, la ecología y muchas otras disciplinas especializadas cuya investigación depende del espécimen o de los datos asociados.

El valor potencial de las colecciones científicas es muy importante para futuras investigaciones relacionadas con cuestiones sociales como la biodiversidad, las extinciones (locales y globales), las especies invasivas, las zoonosis emergentes (enfermedades transmitidas de los animales al hombre), el cambio climático y la degradación ambiental o vegetal.

En taxonomía (la ciencia de identificar, nombrar y clasificar especies), el espécimen “tipo” primario (o a veces una serie de especímenes) sirve como el representante de nombre científico para cualquier especie animal o vegetal. Cuando una especie se describe formalmente, los científicos a menudo basan esa descripción sobre un solo espécimen. Se supone que este espécimen debe ser preservado para ser puesto a disposición de otros investigadores, a menudo colocándolo en una importante colección de museos.

Este es el holotipo o el espécimen “tipo” primario. Se considera una muestra “tipo” -que lleva nombre-, ya que determina la aplicación de un nombre científico. Los paratipos (o especímenes de tipo secundario) son especímenes usados junto con el holotipo, pero distinto de este en cuanto a la designación original de una nueva especie, y deben formar parte de la misma serie que el holotipo.

Los holotipos son especímenes irremplazables y de la más alta importancia biológica. Sin ellos, los investigadores no pueden verificar o validar el concepto de la especie que representan cuando utilizan tecnologías más nuevas o comprueban la exactitud de las descripciones anteriores. Por lo tanto, los especímenes “tipo” son el recurso más importante para los museos de historia natural, las “joyas de la corona” de cualquier colección biológica. La pérdida de ejemplares “tipo” es devastadora porque se pierde patrimonio biológico.

MANTENER, CATALOGAR, INVESTIGAR

El MUTPL lidera los procesos científicos en el campo de la zoología sistemática, especialmente la recolección, identificación, sistematización y estudios filogenéticos de invertebrados, anfibios, reptiles y mamíferos del sur de Ecuador. El museo también apoya el desarrollo de varias líneas investigativas como la ecología y conservación de la fauna ecuatoriana.

Los servicios que presta el MUTPL son los siguientes: procesamiento de muestras, identificación de ejemplares, consulta de colecciones y bases de datos, asesoramiento y apoyo para la investigación, depósito de especímenes, emisión de certificados y préstamos de ejemplares. Para ello cuenta con un reglamento en el que se establece las normas y protocolos que el personal y los usuarios deben cumplir.

La misión del museo es mantener y proporcionar una colección zoológica del sur de Ecuador bien catalogada que pueda ser utilizada para la investigación y la docencia, además de contribuir a la formación práctica de los estudiantes de pregrado y postgrado en el departamento de Ciencias Biológicas y Agropecuarias.

OBJETIVO GENERAL

Promover la investigación relacionada con la caracterización morfológica, taxonómica y sistemática, así como el almacenamiento y conservación de muestras faunísticas de la biodiversidad del Sur de Ecuador para que sirvan de base para sustentar estudios ecológicos, genéticos, biogeográficos y de conservación.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

– Almacenar en una base de datos toda la información recolectada para que pueda ser utilizada en trabajos de investigación en las áreas afines.

– Difundir las investigaciones y el trabajo científico del museo a escala nacional e internacional.

– Mejorar e incrementar la capacidad científica de los investigadores que trabajan con la fauna del sur de Ecuador.

– Impartir cursos de manejo y administración de colecciones zoológicas a estudiantes de la carrera de Biología y otras carreras afines para reforzar sus conocimientos.

– Generar espacios para la obtención de recursos financieros a escala nacional e internacional.

– Generar vínculos de cooperación interinstitucional con otros institutos de investigación.

Este reportaje forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #61, correspondiente a los meses octubre-noviembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.

La buena gestión a favor de la inclusión

manos

Por: Cristina Díaz de la Cruz

En la Carta Encíclica Laudato Si, el Papa Francisco nos invita a una transformación cultural a favor de lo que él llama una “ecología integral”. Según el Santo Padre, la ecología integral incluye las dimensiones ambiental, económica, social y cultural. Él nos invita a recuperar la preocupación por la interrelación entre todos estos contextos, de tal manera que podamos dar solución a la crisis socioambiental en la que estamos inmersos, buscando la promoción del bien común y la justicia, no solo en el mundo actual sino también para las futuras generaciones.

Con el propósito de hacer vivenciales estas propuestas del Santo Padre, cada persona y cada organización humana debería plantearse la pregunta acerca de cuál debe ser su aporte para sumar en la consecución de un mundo más justo y más inclusivo.

Una universidad católica con vocación social como la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) no puede quedarse al margen. Aunque la exclusión social no esté relacionada solamente con cuestiones económicas, es evidente que para hacer más inclusiva la educación superior de calidad deben existir aportes significativos de todos los agentes implicados en el sistema dirigidos a que quienes cuentan con escasos recursos económicos accedan a la vida universitaria.

En este contexto debemos recordar siempre que la ayuda a quienes más necesitan siempre será ofrecida, de un modo o de otro, por el conjunto de la sociedad. En el caso de que exista apoyo por parte del Estado, se tratará de una ayuda de toda la sociedad. Y en el caso de que sea financiada exclusivamente por instituciones privadas, vendrá del conjunto de personas que aportan a esta institución con sus propios recursos económicos. Independientemente del caso, es importante reconocer la responsabilidad de las universidades privadas para seguir haciendo posible una educación inclusiva.

Por todo ello, el compromiso irrevocable que asumimos como universidad es el de la buena administración de dichos recursos y el esfuerzo real por maximizar su impacto positivo, sin perjudicar a quienes contribuyen con sus recursos propios, fruto de su esfuerzo personal depositado en la esperanza de alcanzar sus sueños. Nos comprometemos a seguir trabajando, con creatividad y profesionalidad, para hacer posibles los sueños de todos.

Este editorial forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #61, correspondiente a los meses octubre-noviembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.

UTPL, entre las universidades con mayor investigación, innovación e impacto social

empleo jóvenes

El Scimago Institutions Rankings (SIR) evalúa a la UTPL como la mejor de Ecuador en Ciencias Sociales y en Economía y Finanzas.

La Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) destaca entre las universidades sobresalientes a escala nacional, de acuerdo con el Scimago Institutions Rankings (SIR), una clasificación internacional que evalúa a 75.333 universidades, instituciones y compañías de países de todo el mundo.

El Scimago Institutions Rankings realiza una clasificación de instituciones académicas y relacionadas con la investigación, desde una métrica que combina tres conjuntos diferentes de indicadores, basados sobre el rendimiento de la investigación, los resultados de la innovación y el impacto social medido por su visibilidad en la web.

La UTPL viene participando desde 2017 en este ranking internacional, y este año los resultados la destacan entre las mejores universidades en dos categorías: Economía y Finanzas, con el primer lugar a escala nacional, y en el puesto 512 a escala mundial; y Ciencias Sociales, con el primer lugar a nivel local, y en el puesto 594 a escala mundial. Además, la Universidad Técnica Particular de Loja se encuentra en el tercer lugar en el área de Matemáticas y obtuvo el sexto lugar en Ciencias del Medio Ambiente, Farmacología, Toxicología y Farmacia. Asimismo, se encuentra entre las 10 mejores universidades en otras especialidades.

Para destacar en este tipo de rankings, la UTPL debió reflejar el impacto social positivo que genera en la comunidad por medio de sus publicaciones de alta calidad, su excelencia en liderazgo y su participación en proyectos nacionales e internacionales, además del conocimiento innovador, impacto tecnológico y el número de páginas de Internet con las que ha generado visibilidad.

Pablo Torres Carrión, coordinador del Vicerrectorado de Investigación y del Grupo de Investigación Inclusive Human Computer Interaction de la UTPL, considera que estos reconocimientos evidencian el aporte en conjunto de la Universidad Técnica Particular de Loja que, con el paso de los años, va creciendo en investigación e innovación y consolidando sus grupos de investigación en los que ya hay investigadores con proyección a nivel internacional. También hacen visibles la eficacia de las políticas innovadoras que han tomado las autoridades para apoyar proyectos sociales y de investigación de docentes y estudiantes.

“La universidad ha generado visibilidad en estas dos categorías gracias al arduo trabajo en conjunto liderado por el Vicerrectorado de Investigación, junto a los grupos de investigación y programas que ayudan a potenciar la innovación con fines sociales, como es el caso de Prendho y el Parque Científico y Tecnológico de la UTPL, que aportan al desarrollo del conocimiento e innovación aplicando técnicas innovadoras”, señaló Torres. El aporte que la comunidad UTPL realiza con y para la sociedad le permite nutrirse de información de valor para generar y atraer más interés de la colectividad.

Este reportaje forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #60, correspondiente a los meses agosto-septiembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.

Impacto de la pandemia en la exposición a riesgos psicosociales en entornos laborales

estres

Una investigación de la UTPL constata que la percepción de inseguridad laboral y el teletrabajo han incrementado los niveles de ansiedad, depresión, estrés y soledad.

La exposición a riesgos psicosociales en el ámbito laboral ha venido en aumento en los últimos años, y esto se ha evidenciado con mayor énfasis en el contexto de la pandemia de Covid-19. Riesgos como la inseguridad laboral, exigencias psicológicas, falta de apoyo de colegas o superiores, jornadas prolongadas y el teletrabajo han provocado que los trabajadores registren mayores niveles de ansiedad, depresión, estrés o soledad, afectando su salud mental y física. David Mauricio Ortega Jiménez y Marina del Rocío Ramírez Zhindón, del Departamento de Psicología de la UTPL, dirigen la investigación que pretende dar a conocer cómo los riesgos psicosociales afectan la salud mental de los trabajadores en Ecuador. Este estudio permite conocer la relación entre riesgos psicosociales como la inseguridad laboral y el bajo apoyo social con la salud mental del trabajador.

La investigación se ha llevado a cabo a escala nacional durante los dos últimos años, coincidiendo con la pandemia del Covid-19, y se ha levantado información sobre factores de riesgo psicosocial y variables psicológicas (ansiedad, depresión) en trabajadores nacionales y extranjeros (migrantes) que tengan como mínimo un año de experiencia laboral y un título equivalente a tercer nivel. Se ha levantado información mediante test psicológicos que permitan conocer la opinión y percepción de los trabajadores sobre riesgos psicosociales, estrés laboral y salud mental. El proceso se ha diseñado de manera virtual, de forma que los participantes responden vía online, garantizando el anonimato de sus respuestas.

Los resultados evidencian la necesidad de garantizar entornos saludables en el trabajo, los cuales eviten o reduzcan la exposición a este tipo de riesgos, permitiendo cuidar la salud del trabajador y, por ende, mantener y mejorar la productividad de las empresas y organizaciones. La investigación contribuirá a la implementación de políticas públicas en beneficio de la salud mental del trabajador, garantizando también el bienestar de poblaciones vulnerables como grupos migrantes.

Los coordinadores de la investigación coinciden al señalar que “se evidencia que mientras mayor sea la percepción de inseguridad laboral existe una mayor afectación a la salud mental, es decir, el trabajador manifiesta más estrés, ansiedad o depresión. Por otro lado, mientras más baja sea la percepción de apoyo social, tanto de colegas y superiores, más altos pueden llegar a ser los niveles de ansiedad, depresión, estrés y soledad”. También se concluye que las personas que mantienen niveles más altos de agotamiento emocional y un bajo logro profesional presentan síntomas somáticos relacionados sobre todo con estrés.

Mirando hacia el futuro, destacan que “queda pendiente analizar el comportamiento entre otras variables de importancia como el capital psicológico y resiliencia, las cuales juegan un papel protector ante los riesgos psicosociales. También consideramos importante que debería trabajarse y analizarse este tipo de riesgos en otros entornos específicos, como eleducativo o sanitario, que han sido afectados por la pandemia”, con el objetivo de “conocer posibles factores psicológicos que actúan como variables protectoras para disminuir los riesgos psicosociales, y también cuales serían las variables de riesgos dentro de los entornos laborales para poder establecer políticas para mejorar la salud ocupacional de los trabajadores”- dice el profesor Ortega.

Los investigadores consideran que “este tipo de investigaciones son muy importantes para la empresa, puesto que el principal recurso dentro de una organización es el trabajador. De hecho, por normativa legal, cada año se debe realizar una evaluación de riesgos laborales en las empresas con el objetivo de minimizar las afectaciones a la salud. Este tipo de investigación no solamente arroja datos de la percepción de riesgos, sino que permite entender cómo afectan a otras variables psicológicas como ansiedad, depresión, soledad, problemas del sueño o afectaciones somáticas”.

Cinco factores de riesgo psicosocial que afectan la salud mental del trabajador

– El estrés laboral

– La falta de apoyo social de colegas

– La falta de apoyo social de superiores

– La inseguridad laboral

– Las exigencias psicológicas

Cinco consejos para evitarlos

– Una comunicación adecuada entre colegas y superiores

– Pausas activas en la jornada laboral

– Evitar la sobrecarga de actividades con un adecuado calendario de trabajo

– Considerar aspectos ergonómicos que eviten movimientos repetitivos

– Fomentar el reconocimiento de los logros de los trabajadores.

Este reportaje forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #60, correspondiente a los meses agosto-septiembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.

‘En la pandemia hemos brindado teleasistencia emocional inmediata y primeros auxilios psicológicos a los ecuatorianos’

atencion

Entrevista a Katy Chamba Leiva. Departamento de Psicología.

La emergencia sanitaria por el coronavirus (Covid-19) ha generado un fuerte impacto a escala nacional, que no solo ha afectado la salud física y la situación económica de la población, sino que, además, exacerbó las problemáticas de salud mental, y las necesidades de atención en esta área en todo el país. La Universidad Técnica Particular de Loja desarrolló un proyecto de vinculación enfocado a la atención en crisis de la población en todo el país durante la emergencia sanitaria, bajo la coordinación de Katy Maricela Chamba Leiva y el apoyo de Byron Bustamante, María Emilia Jaramillo, Juan Carlos Jaramillo y Geovanna Reinoso docentes del Departamento de Psicología. La profesora Chamba explica que “la estrategia de intervención se basó sobre la teleasistencia para dar contención emocional y primeros auxilios psicológicos, y también se complementó con procesos de psicoeducación que se difundieron por redes sociales con el fin de generar herramientas para promover la salud mental de las familias ecuatorianas”.

El proyecto que dirige se basó sobre la teleasistencia psicológica gratuita…

Partiendo de la descripción de crisis que realiza Slaikeu (1996), quien la define como “un estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente por la incapacidad del individuo para abordar situaciones particulares utilizando métodos acostumbrados para la solución de problemas”, la intencionalidad del proyecto fue dar respuesta a las necesidades psicológicas que presentaba la población producto de la emergencia sanitaria. De esta manera, las acciones se direccionaron a brindar servicios de teleasistencia psicológica a escala nacional, de forma gratuita y, a la par, psicoeducar a la población generando recursos digitales que podían ser compartidos por diversos medios y que, a su vez, ayuden a la promoción y prevención.

¿Cómo ha funcionado esta teleatención?

El proceso fue coordinado con el Ministerio de Salud, CNT y la Policía Nacional. CNT donó los chips al proyecto, a la vez que capacitó a los alumnos de nuestra universidad en el manejo de la línea 171 -opción 6- por medio del curso: CNT Proyecto en teleasistencia línea 171 opción 6. Por su parte, la Policía Nacional distribuyó los chips a nuestros estudiantes, haciendo la entrega en el domicilio de cada uno (la universidad también fue parte de dicho proceso). Y, finalmente, nuestros estudiantes daban respuesta a las llamadas generando procesos de contención emocional, primeros auxilios psicológicos y manejo de duelo para la población en general. Es importante mencionar que se participó de forma conjunta con la Red de Universidades, la cual también incorporó a los estudiantes en los procesos de teleasistencia.

¿Cuál es el papel que cumple la Universidad Técnica Particular de Loja en esta iniciativa con la población de Ecuador?

En la Universidad Técnica Particular de Loja, por medio del Departamento de Psicología, tanto docentes como estudiantes que formaron parte de proyecto participaron de manera activa en procesos de teleasistencia y de psicoeducación durante la crisis sanitaria, dirigiendo estos espacios a nivel país. También por medio de Educación Continua se facilitó la formación en un curso de teleasistencia en salud mental, dirigiéndonos no solo a nuestros estudiantes sino también a estudiantes de otras universidades y de la población en general.

Pero ha sido una capacitación que también ha estado apoyada por la generación de recursos digitales y su divulgación en redes sociales…

Sí, en esta iniciativa se capacitó a nivel nacional en teleasistencia y salud mental a 2.185 personas por medio de Educación Continua de la UTPL y, de este modo, se posibilitó dar sostenibilidad a la atención en salud mental que necesitaba el país durante la pandemia. También se brindó más de 1.000 horas de teleasistencia sobre contención emocional y primeros auxilios psicológicos en problemáticas como ansiedad, agitación, tristeza, ira, temor a morir y desesperación. Además, se diseñó y publicó un total de 1.086 recursos digitales como infografías, muros y videos cortos dirigidos a mitigar el impacto psicológico de la emergencia sanitaria, lo cual nos permitió llegar a ciudades como Quito, Guayaquil, Piñas, Guaranda, Riobamba, Cuenca y Loja por medio de una página en la red social Facebook, llamada Psicoeducación Psicología UTPL.

Se evidencia la necesidad de generar aplicaciones de salud mental contextualizadas a la realidad social de nuestro país, las cuales puedan llegar a la sociedad en general y, sobre todo, que sean accesibles para grupos vulnerables.

Socialmente, ¿qué aplicación y trascendencia tiene esta actividad?

Se trata de un aporte que ha sido muy importante pues desde la universidad se ha brindado a la sociedad ecuatoriana algunas herramientas para el manejo emocional en situaciones de crisis, y ha permitido que pudiésemos reaccionar con una respuesta inmediata e individualizada por medio de procesos de telecontención emocional y primeros auxilios psicológicos para la población en situación de crisis. Más de 250.000 usuarios recibieron primeros auxilios psicológicos, psicoeducación y contención emocional en todo el país.

¿Todavía queda trabajo por hacer?

Es necesario continuar con campañas de prevención en salud mental en problemáticas específicas como ansiedad, duelo, estrategias para mejorar la convivencia con pacientes con trastornos de salud mental, etc., que den paso a un adecuado manejo en crisis y el desarrollo de habilidades que conviertan a las familias en entornos saludables desde el ámbito psicológico. Además, se debe estructurar procesos de teleasistencia desde las universidades para que se pueda seguir vinculando a la academia con las necesidades sociales y, a su vez, los alumnos de Psicología desarrollen sus competencias con estándares éticos, técnicos y de calidad.

¿Mirando al futuro, qué resultados se esperan? Varios. Por ejemplo, mejorar la salud mental de la sociedad en general, y generar una cultura de autocuidado en salud mental. También tener una población psicoeducada en temas de salud mental que pueda hacer uso de estrategias de afrontamiento en situaciones de crisis. Pretendemos servir de apoyo para descongestionar el servicio de salud mental en la crisis sanitaria, lo que genera un mayor apoyo a la población y reducir el desgaste profesional de los servidores de salud mental. Dada la realidad que se vive en la actualidad, acciones como las realizadas evidencian una necesidad de atención en salud mental, por lo que es un espacio que debe fortalecerse y mejorarse como un servicio que requiere atención urgente. Asimismo, se evidencia la necesidad de generar aplicaciones de salud mental contextualizadas a la realidad social de nuestro país, las cuales puedan llegar a la sociedad en general y, sobre todo, que sean accesibles para grupos vulnerables.

Esta entrevista forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #60, correspondiente a los meses agosto-septiembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.

Carta del paisaje del Ecuador

El documento ayudará a revalorar, reconocer, proteger, potenciar e incorporar los diversos paisajes del país en la planificación urbana y territorial.

Carta del Paisaje es un manifiesto, un documento teórico debidamente fundamentado que busca reconocer, revalorar y proteger el paisaje del Ecuador en un marco de desarrollo sostenible. La mayoría de los países, en especial los latinoamericanos, cuentan con estas Cartas como instrumentos para la planificación territorial y para contar con respaldos teóricos y catálogos que permitan monitorear cómo van cambiando o cómo se van perdiendo los paisajes a fin de tomar medidas de protección. En Ecuador el equipo que lidera Alexandra Moncayo Vega, profesora del departamento de Arquitectura y Urbanismo de la UTPL, se ha planteado redactarla como un mecanismo para reconocer el enorme potencial natural, cultural y la calidad de paisajes ecuatorianos a partir de la preocupación por el acelerado deterioro de los mismos. “Es necesario -afirma Moncayo- revalorar los paisajes presentes en las cuatro regiones de Ecuador, a fin de no perder nuestra identidad como país andino, costero, amazónico e insular. La Carta, es el punto de partida para contar con insumos como los catálogos del paisaje, la futura Ley del Paisaje y políticas públicas que permitan una gestión y acción en torno al paisaje coherente con las características biogeográficas de Ecuador”.

La profesora Moncayo sostiene que “las diferentes manifestaciones de paisajes nos identifican como ecuatorianos y, por tanto, es preciso incidir en que el paisaje es un recurso, un bien común que se construye con un enfoque multidisciplinar, el cual requiere de la visión de varias profesiones que aporten a revalorar, reconocer, proteger, potenciar e incorporar los diversos paisajes de Ecuador en la planificación urbana y territorial”.

Su investigación define una nueva línea de estudio en el país, desde su visión integradora del paisaje ecuatoriano. Es de especial relevancia porque se trata de la primera vez que se redacta la Carta del Paisaje del Ecuador en una acción en la que también participan la International Federation of Landscape Architects (IFLA), la Iniciativa latinoamericana del Paisaje (LALI); la Sociedad de Arquitectos Paisajistas del Ecuador (SAPE), cuya sede actual es la UTPL; el Colegio de arquitectos del Ecuador (CAE-E) y Colegio de arquitectos de Pichincha (CAE-P); además de redes universitarias como: la Universidad Central del Ecuador (UCE), la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) sede Quito; y la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG), que actuaron como revisoras de la Carta.

Carta del Paisaje del Ecuador permite contar con un respaldo para proteger las diferentes manifestaciones paisajísticas, promover el turismo y mantener la identidad de las comunidades, ciudades y espacios que otorgan carácter y diferenciación entre lugares.

Carta del Paisaje es un instrumento voluntario de concertación entre agentes del territorio, orientado a promover la gestión sostenible del paisaje y el bienestar de sus habitantes mediante el establecimiento de principios, objetivos, acuerdos y estrategias de gestión. Se ha realizado “con mucho fundamento teórico científico, normativo y técnico y se tiene dos objetivos claros: el primero, redactar y entregar a la ciudadanía ecuatoriana la Carta del Paisaje del Ecuador, y el segundo, plantear políticas públicas para la protección del paisaje ecuatoriano”- dice la profesora Moncayo.

Alexandra Moncayo adelanta que “al tratarse de una Carta elaborada con un enfoque participativo, en la que han aportado varias instituciones y organismos nacionales e internacionales (IFLA, LALI, PUCE, UCSG, UCE, UTPL, CAE-E, CAE-P), procuramos que su difusión permita valorar los paisajes del Ecuador en sus cuatro regiones, con fines de protección y de mayores vivencias en los mismos. Por eso se la presentaremos a diferentes estamentos públicos y privados como instrumento que les conduzca a planificar territorios, ciudades, comunidades rurales y barriales en donde se revalore al paisaje, especialmente el más próximo, y se lo vincule al desarrollo de la población”.

Entre las tareas pendientes que permitan continuar con esta iniciativa están llegar a tener una Ley del Paisaje del Ecuador y elaborar catálogos e inventarios de los paisajes ecuatorianos que permitan su puesta en valor y su protección. La Carta del Paisaje del Ecuador se suma a las cartas de otros países de América, se une a muchas iniciativas globales como la futura Convención de los Paisajes y los Derechos del Paisaje Latinoamericano. Sus principios pueden apoyar a apuntalar una visión de protección de los paisajes dentro de los procesos industriales y empresariales. En el turismo es un insumo y potencial que genera muchos proyectos con visión de promover los paisajes del Ecuador.

Este reportaje forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #60, correspondiente a los meses agosto-septiembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.

Checkingbot para verificar contenidos por Whatsapp

fake news

Un equipo de la UTPL creó una aplicación de fact-checking para combatir el impacto de las fake news (noticias falsas), favorecer el pensamiento crítico de la ciudadanía e impulsar la formación sobre consumo mediático.

Las fake news son aquellas creaciones elaboradas de forma intencional con el fin de deformar la verdad, manipular y hacer daño a alguien. El término fake news ha cobrado relevancia para referirse a las mentiras que se divulgan como verdades en redes sociales. Se les denomina “noticias falsas”, pero no son noticias, su divulgación no se produce precisamente en medios de comunicación, y puede presentarse no solo en forma de noticias, sino también de memes, bromas, parodias, propaganda y opiniones, lo cual dificulta evidenciar su falsedad y, a pesar de ello, son compartidas de forma masiva.

Durante 2020, la pandemia permitió visibilizar a gran escala los efectos nocivos de la desinformación. La UNESCO señaló que, a la par del covid-19, se expandía lo que denominaron “desinfodemia”, por la gran cantidad de fake news generadas en torno a la emergencia global. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dispuso mecanismos de verificación informativa para desmentir rumores sobre el virus, su propagación y supuestas curas. Para ello utilizaron chatbots de verificación informativa en Whatsapp, con ayuda de la International Fact-Checking Network que, si bien ayuda a ubicar información verificada sobre el tema, aún la población no ha identificado la utilidad y el potencial de estas herramientas.

Según el informe Digital In 2021, realizado por We are social y Hootsuite, Whatsapp es el sistema de mensajería más utilizado del mundo y la tercera plataforma luego de YouTube y Facebook. A esto se suma el incremento del uso de smartphones a nivel global. Esta combinación permite ver dos oportunidades:

1. Whatsapp es la plataforma a través de la cual se distribuye gran cantidad de fake news, con lo cual puede ser también el espacio donde se haga posible su verificación.

2. Los smartphones están al alcance de la mayor parte de usuarios de Internet, lo cual facilita su uso para verificar datos.

Un equipo de la UTPL coordinado por la profesora Claudia Vanessa Rodríguez Hidalgo, y que está integrado por Catalina Mier Sanmartín, Gabriela de las Mercedes Coronel Salas y Luis Mario Valarezo Cambizaca del Grupo de Investigación Comunicación, Poder y Ciudadanía en Red del departamento de Comunicación; además de Rocío Elizalde, estudiante de la Maestría en Comunicación de la UTPL y Anthony Cabrera, alumno de Ingeniería de la ESPE, ha desarrollado una herramienta chatbot denominada Checkingbot, la cual permite la verificación de los contenidos (fact-checking) a través el uso de inteligencia artificial para hacer búsquedas de informaciones verificadas según la necesidad del usuario.

La herramienta puede ser utilizada a través de Whatsapp, con el envío de mensajes para verificar un dato. Checkingbot busca el o los términos en su base de datos y ofrece una serie de opciones a los usuarios, ayudándole a identificar si es verdadero o falso. La intención es que está herramienta esté al alcance del usuario y que no requiera de mayor entrenamiento para su uso.

Claudia Rodríguez-Hidalgo señala que “los rumores y mentiras se convierten en virales en redes sociales en cuestión de minutos, no así la información verificada: cuando esta se publica no tiene el mismo alcance e impacto, y por eso la trascendencia de Checkingbot está en ofrecer la posibilidad de verificar datos de manera autónoma. Esto coadyuvará al desarrollo del pensamiento crítico del ciudadano y a un consumo informativo más responsable, seleccionando mejor los medios a los cuales entrega su confianza para informarse, exigiendo mejores contenidos en los medios, discriminando páginas o perfiles que no son medios de comunicación, aunque publiquen contenidos; y, diferenciando cuando una información contiene datos falsos y dónde verificarlos”.

Existen investigaciones relacionadas al fenómeno fake news en Ecuador, las cuales se han enfocado en contar cómo se producen en eventos particulares como elecciones, levantamientos sociales o la misma pandemia. Organizaciones como Fundamedios a través de sus proyectos Ecuador Chequea y Ecuador Verifica se dedican a realizar verificación informativa y son al momento los proyectos emblemáticos sobre fact-checking. Sin embargo, recuerda la profesora Rodríguez, “al momento no se ha utilizado la inteligencia artificial o herramientas similares para este cometido, y tampoco se ha emprendido en un trabajo con los usuarios, quienes son los principales responsables de la difusión de contenidos. Las labores de verificación requieren de un accionar comunitario y del empoderamiento del ciudadano, quien debe asegurarse de que aquel contenido que quiere compartir es verdadero”.

La investigación se centró durante 2020 en el desarrollo del prototitpo de verificación. Durante el primer semestre de 2021 se ha estado realizando pruebas con grupos de personas de diferentes características: jóvenes, adultos, adultos mayores, profesores de primaria y secundaria y periodistas, con el fin de identificar las oportunidades de mejora de la herramienta, de modo que se vea la factibilidad de su uso. De la mano de estas actividades se está desarrollando talleres acerca de la desinformación y la verificación como una práctica necesaria porque “educar al usuario sobre la forma en que consume la información es el mayor impacto que podemos generar a través del proyecto, al tiempo de proveerle las herramientas que le permitan paliar la desinformación y evitar caer en engaños que pueden poner en riesgo su propia seguridad”, añade.

Hacia el futuro, lo que se pretende es “mejorar la herramienta de modo permanente, quizás sea una actividad que no podamos decir que tenga fecha de finalización. Cada día la desinformación se presenta en diferentes formatos y de la mano de distintas estrategias para engañar. Al momento la herramienta trabaja en base a textos, pero la proyección inmediata es lograr que identifique audio y video”, sostiene la docente.

a. Recomendaciones para no dar crédito a las fake news

  1. Revise las fechas y detalles de la publicación.
  2. Verifique si ya fue publicado en medios de comunicación o si alguna fuente oficial habla de ello.
  3. No caiga en la tentación de publicarlo o reenviar solo porque tenga muchos likes, haya sido muy compartido o porque lo publiquen conocidos y personas de su agrado.
  4. Tenga cuidado con las cuentas que sigue en redes sociales. Recuerde que todos podemos crear páginas y publicar contenidos sin contraste o verificación.
  5. Si conoce a algún experto en el tema, pregúntele.

b. Principales fake news Ecuador

  1. En octubre de 2019, tres personas que habían sido detenidas en Posorja por asalto fueron asesinadas al difundirse el rumor de que eran secuestradores de niños.
  2. Durante las protestas de octubre de 2019 circularon fotografías de muertos y heridos que se describían como víctimas de las movilizaciones en contra del Gobierno. Aunque durante el evento sí hubo víctimas, muchas fotografías utilizadas correspondían a hechos sucedidos años atrás o en otros países.
  3. En abril de 2020 circularon fotografías y videos falsos con los cuales se aseguraba que ecuatorianos arrojaban al mar los cadáveres de personas que fallecieron con covid-19. Las imágenes correspondían al naufragio de una embarcación de emigrantes africanos cerca de las costas de Libia.
  4. Durante la pandemia se ha difundido curas y remedios para la covid-19 como: ivermectina, dióxido de cloro, hidroxicloroquina, cascarilla y otras que carecen de respaldo científico.
  5. En febrero de 2021, el portal Ecuador Verifica determinó que al menos el 45% de las afirmaciones que dijeron los candidatos a la presidencia, en el debate organizado por el Consejo Nacional Electoral, eran falsas.

c. ¿Cómo se accede el chatbot?

Se lo utiliza escribiendo “hola” al nº de Whatsapp 0992350322 inmediatamente responde con un menú de tres opciones y se debe escoger el número que se ajuste a lo que necesita y luego de ello continua su interacción.

Este reportaje forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #60, correspondiente a los meses agosto-septiembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.

Estado y movimientos sociales en Ecuador y Brasil

Movimientos sociales

Las protestas que hemos experimentado recientemente en Colombia, Chile o Ecuador, podrían repetirse en los próximos años, así como la respuesta represiva de los Estados.

Comprender la acción colectiva de los movimientos sociales, el ejercicio de la coacción o represión estatal y las consecuencias de los conflictos entre movimientos sociales y estados en Ecuador y Brasil orienta la actividad investigadora del proyecto que dirige el profesor Israel Patricio Celi Toledo, del Departamento de Ciencias Jurídicas de la Universidad Técnica Particular de Loja, con la participación de Carlos García Torres, Boris Ochoa y estudiantes de grado y posgrado.

Según Israel Celi, la sociedad civil organizada en América Latina responde en gran medida a la intervención estatal. Cuando la intervención estatal se modifica, por ejemplo, al recortar gastos sociales o aumentar los niveles de represión, los movimientos pueden recurrir a diferentes acciones con el objetivo de influir en las decisiones estatales.

El proyecto de investigación es parte de los estudios sociológicos y politológicos sobre los movimientos sociales y sobre la represión estatal. En América Latina y en los países anglosajones existe una tradición que se investiga y que vincula los movimientos sociales con la represión. “Nosotros -dice el profesor Celi- dialogamos con esa tradición y estudiamos tanto en Ecuador, como en Brasil y otros países de América Latina, las oportunidades para la movilización y protesta, los marcos culturales de los movimientos y las respuestas estatales a nivel de apertura democrática o repuestas represivas. Cabe señalar que nuestro proyecto es transnacional, e involucra a investigadores de Ecuador, Brasil e Inglaterra. Dentro de poco se publicará un capítulo de libro escrito por investigadores de la UTPL y Brighton University, en la obra Criminalization of Activism. Historical, present, and future perspectives on the over-criminalization of dissent, coordinado por la profesora de la Universidad Libre de Berlín, Valeria Vegh Weis. El libro será publicado en Londres con la editorial Routledge.

Al concretar el impacto en el país, Israel Patricio Celi destaca que el proyecto de investigación ha generado información y diagnósticos que pueden favorecer análisis informados que permitan enfrentar pacíficamente los conflictos que se avecinan. “Ecuador enfrenta una de las peores crisis económicas de su historia debido a la pandemia del coronavirus. En todo país con grandes niveles de desigualdad y con altos niveles de urbanización, las protestas radicales son altamente probables cuando se generan recortes sociales que afectan la economía popular y los Estados optan por reprimir mientras se graba toda represión en videos que son compartidos en redes sociales. Claro está, las protestas sucederán siempre que existan organizaciones poderosas y activistas dispuestos a enfrentar los riegos de la represión en la primera línea de la protesta o a apoyar a los manifestantes (como sucedió con las organizaciones de mujeres que cuidaron a los niños indígenas en las protestas de 2019)”.

“Además, las protestas son el resultado de la falta de diálogo o de representación institucional de los movimientos sociales, algo propio de países con capitalismos jerárquicos. Ese fue el caso de Ecuador en 2019. Los movimientos sociales no se sentían representados en el Gobierno y no fueron escuchados cuando se disminuyeron los subsidios. Debido a las oportunidades con las que cuentan los movimientos en la actualidad (Internet, redes transnacionales, autonomía relativa frente a la prensa tradicional, activistas altermundistas y digitales, etc.), las protestas en 2019 fueron extraordinarias y podrían repetirse, no necesariamente porque existe injerencia extranjera, sino porque existen organizaciones sociales capaces de movilizar a cientos de miles de personas que se sienten afectadas por la crisis económica o que se movilizan por solidaridad con los sectores excluidos”.

Este reportaje forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #60, correspondiente a los meses agosto-septiembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.

¿Se puede lograr un balance entre las funciones sustantivas de la universidad?

utpl

Por: Juan Pablo Suárez

Lograr un balance entre las funciones sustantivas de la universidad no es una tarea fácil. Cuando hablamos de potenciar la investigación parecería que estamos dejando de lado su función esencial: la docencia. Sin embargo, debemos preguntarnos: ¿es posible lograr una docencia de calidad sin investigación? O, ¿es pertinente, en un entorno como el nuestro, la investigación que no se enfoca en los problemas o necesidades de nuestro entorno?

El llamado modelo de la triple hélice se fundamenta en la espiral de la innovación y promueve relaciones recíprocas entre la universidad, la empresa y el Gobierno. Bajo esta óptica está claro que la universidad no puede apuntalar soluciones para la sociedad desde su “campana de cristal”. Por el contrario, la universidad se convierte en un “catalizador social” que promueve la generación de un ecosistema que soporta una red de interacciones entre lo académico, lo público y lo privado, usando al conocimiento como el motor que pone en marcha esta dinámica. Las ideas innovadoras, que nacen de la investigación, tienen un gran poder de transformación del entorno y son la semilla para el emprendimiento dinámico.

Los parques científicos y tecnológicos permiten crear espacios permanentes de colaboración directa entre los sectores académico, productivo, Gobierno y sociedad, que den respuesta a las necesidades y oportunidades de esta última. En este sentido, los parques científicos y tecnológicos son considerados una estrategia probada para transferir el conocimiento de los centros de investigación y fomentar la creación de empresas innovadoras. La tercera función sustantiva, la vinculación, está implícita en este quehacer. El Parque Científico y Tecnológico UTPL proporciona los medios para transformar el conocimiento que se desarrolla en la UTPL en productos y servicios transferibles al mercado. Además, se crea nuevas oportunidades de aprendizaje para los estudiantes, ya que ellos viven experiencias reales y se preparan para los retos que tendrán que enfrentar en su vida profesional. Lograr el balance entre las funciones sustantivas de la universidad no es una tarea fácil, sin embargo, uno de los mayores retos que encaran las universidades giran en torno a mantener su pertinencia, al menos bajo los modelos actuales de enseñanza, en un mundo de cambios acelerados, desafíos constantes y con una urgente necesidad de una transición ecológica.

Este editorial forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #60, correspondiente a los meses agosto-septiembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.

Destacado