rana

El Museo de Zoología de la UTPL (MUTPL) es una dependencia alineada con las políticas institucionales, la legislación ecuatoriana, y los tratados y convenios internacionales. Constituye un centro de registro de la diversidad faunística de Ecuador, con énfasis en la región sur del país, y de apoyo a la investigación y formación de profesionales en el Departamento de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la UTPL.

El MUTPL posee 9.333 ejemplares y 148 lotes de invertebrados, y 2.037 ejemplares y 21 lotes de vertebrados. Las colecciones están organizadas por familia, género, especie y código de museo. La colección de invertebrados incluye material seco y húmedo, y se divide en las colecciones de insectos y arácnidos (MUTPL-Cisec con 9.333 especímenes y 27 lotes) y la de macroinvertebrados (MUTPL-Macros con 121 lotes que representan casi 34.000 especímenes).

La sección de vertebrados incluye material seco y húmedo, y se divide en las colecciones de peces (MUTPL-P con 246 especímenes), anfibios (MUTPL-A con 1.109 especímenes y 21 lotes de renacuajos), reptiles (MUTPL-R con 197 especímenes), aves (MUTPL-O con 89 especímenes) y mamíferos (MUTPL-M con 396 especímenes). Muchos de estos especímenes son registros únicos para Ecuador.

Las muestras más valiosas del museo son los especímenes tipo. Por ahora, MUTPL mantiene dos holotipos y siete paratipos de invertebrados (insectos), y cinco holotipos y 58 paratipos de vertebrados (ranas). El responsable del museo, Jozsef Paúl Székely, destaca que “teniendo en cuenta que se trata de un museo joven, estos números son espectaculares, y más teniendo en cuenta que tiene en su colección varias especies potencialmente nuevas, no descritas (probablemente más de 50 especies de anfibios, reptiles y mamíferos) con las cuales nuestros especialistas están trabajando en la actualidad”.

“Con la introducción y mantenimiento de estos especímenes ‘tipo’, el Museo de Zoología de la UTPL se convirtió en un miembro de las colecciones valiosas del mundo y somos lo suficientemente afortunados como para mantener especímenes tan únicos”, añade. Sin embargo, esto conlleva una gran responsabilidad ya que el correcto mantenimiento de las colecciones del museo es de suma importancia y probablemente esencial para el desarrollo de las futuras generaciones de investigadores en ciencias naturales de la UTPL.

La primera colección entomológica inició en 2002 como parte de los objetivos del Instituto de Desarrollo Ambiental (IDA), centrándose en la colección de la familia Coccinellidae (Orden Coleoptera), debido a su importancia como agente de control biológico. El entonces denominado Museo de Colecciones Biológicas fue establecido como entidad oficial en 2012 y se le concedió su primera patente como Museo Faunístico. Posteriormente, en 2014, su colección fue oficialmente designada como Colección de Invertebrados del Sur del Ecuador (Cisec) cuyo objetivo claro es construir la mayor colección entomológica del sur del país, cumpliendo los más altos estándares en manejo y curación de especies entomológicas.

En enero de 2018 se creó formalmente la colección de vertebrados del MUTPL. Al final de ese mismo año la colección alcanzó sus primeros 1.000 especímenes, representativos de 250 especies de anfibios, reptiles, aves y mamíferos. En vista de que el museo está orientado a la preservación y mantenimiento de especímenes voucher (o denominados también testigo, simbolizan muestras representativas colectadas para referencias futuras) de animales, exclusivamente, en marzo de 2018 se cambió el nombre: pasó de llamarse Museo de Colecciones Biológicas a Museo de Zoología, que sus responsables consideran que es “una denominación más apropiada y congruente con sus objetivos”. En 2018 se depositó allí el primer material tipológico de un vertebrado: el holotipo de la ranita Pristimantis tiktik (el cutín tiktik) descrita por investigadores UTPL.

El museo pretende ser un lugar para almacenamiento de ADN y tejidos, catalogar la fauna regional del sur de Ecuador y desarrollar una base de datos sólida siguiendo protocolos establecidos para el uso eficiente de las colecciones por parte de investigadores, estudiantes y demás colaboradores.

La estrategia de investigación del museo consiste en centrar los estudios en sectores muy poco conocidos o estudiados (dentro o fuera de las áreas protegidas), mediante la implementación de diversas técnicas que van desde estudios morfológicos o conductuales clásicos hasta las técnicas moleculares de punta. También se recolecta especímenes que mueren de forma incidental, especialmente por atropellamientos en las carreteras o en manos de pobladores locales, lo cual es frecuente en el caso de reptiles, aves y mamíferos.

Jozsef Paúl Székely, responsable del MUTPL, destaca que se ha “ejecutado con éxito un proyecto en los últimos dos años (Uso científico de especímenes de vertebrados obtenidos de manera incidental en la región sur de Ecuador) dentro del contrato marco MAE-DNB-CM-2015-0016-M-002 con base al cual se logró incorporar más de 100 nuevas muestras a la colección. Si bien la colección del museo se centra en especímenes del sur de Ecuador, nuestros investigadores trabajan inclusive en proyectos en todo el país, a lo largo de la Costa, Sierra, Amazonía y también Galápagos”, sostiene.

“Desde nuestra convicción ética -añade Jozsef Paúl Székely-, percibimos la recolección de especímenes como una actividad científica que debe realizarse bajo estándares éticos y técnicos precisos, tomando en consideración aspectos primordiales como la pertinencia y el tamaño mínimo de las muestras. La recolección de ejemplares voucher (o testigo) se realiza solo cuando se trata de nuevas especies potenciales, registros geográficos o taxonómicos únicos o en función de la relevancia científica del registro”.

Las muestras alojadas en colecciones de historia natural proporcionan un muestreo puntual para la biota de nuestro planeta. Esta visión de la historia es inestimable e irremplazable: no podemos volver el tiempo y rehacer las muestras. Por lo tanto, es de suma importancia desarrollar planes para la preservación, conservación y uso racional de este recurso.

El MUTPL pretende proporcionar un lugar para almacenamiento de ADN y tejidos, además de catalogar la fauna regional del sur de Ecuador y desarrollar una base de datos sólida siguiendo protocolos establecidos para el uso eficiente de las colecciones para investigación.

Las colecciones de historia natural sirven como fuentes importantes de datos biológicos para científicos, educadores y el público en general. Estas colecciones son una piedra angular crucial para la sistemática, la historia natural, la ecología y muchas otras disciplinas especializadas cuya investigación depende del espécimen o de los datos asociados.

El valor potencial de las colecciones científicas es muy importante para futuras investigaciones relacionadas con cuestiones sociales como la biodiversidad, las extinciones (locales y globales), las especies invasivas, las zoonosis emergentes (enfermedades transmitidas de los animales al hombre), el cambio climático y la degradación ambiental o vegetal.

En taxonomía (la ciencia de identificar, nombrar y clasificar especies), el espécimen “tipo” primario (o a veces una serie de especímenes) sirve como el representante de nombre científico para cualquier especie animal o vegetal. Cuando una especie se describe formalmente, los científicos a menudo basan esa descripción sobre un solo espécimen. Se supone que este espécimen debe ser preservado para ser puesto a disposición de otros investigadores, a menudo colocándolo en una importante colección de museos.

Este es el holotipo o el espécimen “tipo” primario. Se considera una muestra “tipo” -que lleva nombre-, ya que determina la aplicación de un nombre científico. Los paratipos (o especímenes de tipo secundario) son especímenes usados junto con el holotipo, pero distinto de este en cuanto a la designación original de una nueva especie, y deben formar parte de la misma serie que el holotipo.

Los holotipos son especímenes irremplazables y de la más alta importancia biológica. Sin ellos, los investigadores no pueden verificar o validar el concepto de la especie que representan cuando utilizan tecnologías más nuevas o comprueban la exactitud de las descripciones anteriores. Por lo tanto, los especímenes “tipo” son el recurso más importante para los museos de historia natural, las “joyas de la corona” de cualquier colección biológica. La pérdida de ejemplares “tipo” es devastadora porque se pierde patrimonio biológico.

MANTENER, CATALOGAR, INVESTIGAR

El MUTPL lidera los procesos científicos en el campo de la zoología sistemática, especialmente la recolección, identificación, sistematización y estudios filogenéticos de invertebrados, anfibios, reptiles y mamíferos del sur de Ecuador. El museo también apoya el desarrollo de varias líneas investigativas como la ecología y conservación de la fauna ecuatoriana.

Los servicios que presta el MUTPL son los siguientes: procesamiento de muestras, identificación de ejemplares, consulta de colecciones y bases de datos, asesoramiento y apoyo para la investigación, depósito de especímenes, emisión de certificados y préstamos de ejemplares. Para ello cuenta con un reglamento en el que se establece las normas y protocolos que el personal y los usuarios deben cumplir.

La misión del museo es mantener y proporcionar una colección zoológica del sur de Ecuador bien catalogada que pueda ser utilizada para la investigación y la docencia, además de contribuir a la formación práctica de los estudiantes de pregrado y postgrado en el departamento de Ciencias Biológicas y Agropecuarias.

OBJETIVO GENERAL

Promover la investigación relacionada con la caracterización morfológica, taxonómica y sistemática, así como el almacenamiento y conservación de muestras faunísticas de la biodiversidad del Sur de Ecuador para que sirvan de base para sustentar estudios ecológicos, genéticos, biogeográficos y de conservación.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

– Almacenar en una base de datos toda la información recolectada para que pueda ser utilizada en trabajos de investigación en las áreas afines.

– Difundir las investigaciones y el trabajo científico del museo a escala nacional e internacional.

– Mejorar e incrementar la capacidad científica de los investigadores que trabajan con la fauna del sur de Ecuador.

– Impartir cursos de manejo y administración de colecciones zoológicas a estudiantes de la carrera de Biología y otras carreras afines para reforzar sus conocimientos.

– Generar espacios para la obtención de recursos financieros a escala nacional e internacional.

– Generar vínculos de cooperación interinstitucional con otros institutos de investigación.

Este reportaje forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #61, correspondiente a los meses octubre-noviembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.