atencion

Entrevista a Katy Chamba Leiva. Departamento de Psicología.

La emergencia sanitaria por el coronavirus (Covid-19) ha generado un fuerte impacto a escala nacional, que no solo ha afectado la salud física y la situación económica de la población, sino que, además, exacerbó las problemáticas de salud mental, y las necesidades de atención en esta área en todo el país. La Universidad Técnica Particular de Loja desarrolló un proyecto de vinculación enfocado a la atención en crisis de la población en todo el país durante la emergencia sanitaria, bajo la coordinación de Katy Maricela Chamba Leiva y el apoyo de Byron Bustamante, María Emilia Jaramillo, Juan Carlos Jaramillo y Geovanna Reinoso docentes del Departamento de Psicología. La profesora Chamba explica que “la estrategia de intervención se basó sobre la teleasistencia para dar contención emocional y primeros auxilios psicológicos, y también se complementó con procesos de psicoeducación que se difundieron por redes sociales con el fin de generar herramientas para promover la salud mental de las familias ecuatorianas”.

El proyecto que dirige se basó sobre la teleasistencia psicológica gratuita…

Partiendo de la descripción de crisis que realiza Slaikeu (1996), quien la define como “un estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente por la incapacidad del individuo para abordar situaciones particulares utilizando métodos acostumbrados para la solución de problemas”, la intencionalidad del proyecto fue dar respuesta a las necesidades psicológicas que presentaba la población producto de la emergencia sanitaria. De esta manera, las acciones se direccionaron a brindar servicios de teleasistencia psicológica a escala nacional, de forma gratuita y, a la par, psicoeducar a la población generando recursos digitales que podían ser compartidos por diversos medios y que, a su vez, ayuden a la promoción y prevención.

¿Cómo ha funcionado esta teleatención?

El proceso fue coordinado con el Ministerio de Salud, CNT y la Policía Nacional. CNT donó los chips al proyecto, a la vez que capacitó a los alumnos de nuestra universidad en el manejo de la línea 171 -opción 6- por medio del curso: CNT Proyecto en teleasistencia línea 171 opción 6. Por su parte, la Policía Nacional distribuyó los chips a nuestros estudiantes, haciendo la entrega en el domicilio de cada uno (la universidad también fue parte de dicho proceso). Y, finalmente, nuestros estudiantes daban respuesta a las llamadas generando procesos de contención emocional, primeros auxilios psicológicos y manejo de duelo para la población en general. Es importante mencionar que se participó de forma conjunta con la Red de Universidades, la cual también incorporó a los estudiantes en los procesos de teleasistencia.

¿Cuál es el papel que cumple la Universidad Técnica Particular de Loja en esta iniciativa con la población de Ecuador?

En la Universidad Técnica Particular de Loja, por medio del Departamento de Psicología, tanto docentes como estudiantes que formaron parte de proyecto participaron de manera activa en procesos de teleasistencia y de psicoeducación durante la crisis sanitaria, dirigiendo estos espacios a nivel país. También por medio de Educación Continua se facilitó la formación en un curso de teleasistencia en salud mental, dirigiéndonos no solo a nuestros estudiantes sino también a estudiantes de otras universidades y de la población en general.

Pero ha sido una capacitación que también ha estado apoyada por la generación de recursos digitales y su divulgación en redes sociales…

Sí, en esta iniciativa se capacitó a nivel nacional en teleasistencia y salud mental a 2.185 personas por medio de Educación Continua de la UTPL y, de este modo, se posibilitó dar sostenibilidad a la atención en salud mental que necesitaba el país durante la pandemia. También se brindó más de 1.000 horas de teleasistencia sobre contención emocional y primeros auxilios psicológicos en problemáticas como ansiedad, agitación, tristeza, ira, temor a morir y desesperación. Además, se diseñó y publicó un total de 1.086 recursos digitales como infografías, muros y videos cortos dirigidos a mitigar el impacto psicológico de la emergencia sanitaria, lo cual nos permitió llegar a ciudades como Quito, Guayaquil, Piñas, Guaranda, Riobamba, Cuenca y Loja por medio de una página en la red social Facebook, llamada Psicoeducación Psicología UTPL.

Se evidencia la necesidad de generar aplicaciones de salud mental contextualizadas a la realidad social de nuestro país, las cuales puedan llegar a la sociedad en general y, sobre todo, que sean accesibles para grupos vulnerables.

Socialmente, ¿qué aplicación y trascendencia tiene esta actividad?

Se trata de un aporte que ha sido muy importante pues desde la universidad se ha brindado a la sociedad ecuatoriana algunas herramientas para el manejo emocional en situaciones de crisis, y ha permitido que pudiésemos reaccionar con una respuesta inmediata e individualizada por medio de procesos de telecontención emocional y primeros auxilios psicológicos para la población en situación de crisis. Más de 250.000 usuarios recibieron primeros auxilios psicológicos, psicoeducación y contención emocional en todo el país.

¿Todavía queda trabajo por hacer?

Es necesario continuar con campañas de prevención en salud mental en problemáticas específicas como ansiedad, duelo, estrategias para mejorar la convivencia con pacientes con trastornos de salud mental, etc., que den paso a un adecuado manejo en crisis y el desarrollo de habilidades que conviertan a las familias en entornos saludables desde el ámbito psicológico. Además, se debe estructurar procesos de teleasistencia desde las universidades para que se pueda seguir vinculando a la academia con las necesidades sociales y, a su vez, los alumnos de Psicología desarrollen sus competencias con estándares éticos, técnicos y de calidad.

¿Mirando al futuro, qué resultados se esperan? Varios. Por ejemplo, mejorar la salud mental de la sociedad en general, y generar una cultura de autocuidado en salud mental. También tener una población psicoeducada en temas de salud mental que pueda hacer uso de estrategias de afrontamiento en situaciones de crisis. Pretendemos servir de apoyo para descongestionar el servicio de salud mental en la crisis sanitaria, lo que genera un mayor apoyo a la población y reducir el desgaste profesional de los servidores de salud mental. Dada la realidad que se vive en la actualidad, acciones como las realizadas evidencian una necesidad de atención en salud mental, por lo que es un espacio que debe fortalecerse y mejorarse como un servicio que requiere atención urgente. Asimismo, se evidencia la necesidad de generar aplicaciones de salud mental contextualizadas a la realidad social de nuestro país, las cuales puedan llegar a la sociedad en general y, sobre todo, que sean accesibles para grupos vulnerables.

Esta entrevista forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #60, correspondiente a los meses agosto-septiembre 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.