huertos familiares

Desde la UTPL se trabaja el modo de lograr que niños de escuelas municipales y personal de centros de salud adquieran conocimientos y desarrollen hábitos que mejoren su alimentación y su salud.

Según la Food and Agriculture Organization – FAO, la seguridad alimentaria se da cuando todas las personas tienen acceso físico, social y económico permanente a alimentos que deben ser seguros, nutritivos y en cantidad suficiente para satisfacer su demanda alimenticia y nutricional y llevar una vida activa y sana.

Sin embargo, el INEC (2019), expone que la tasa de pobreza a escala nacional se ubica en alrededor de un 38%, y la provincia de Loja no queda fuera de esos índices pues tiene tasas de necesidades insatisfechas de un 58,6%, lo que conlleva a que su seguridad alimentaria se vea afectada. Por tanto, es necesario promover la educación teórica y práctica sobre implementación y manejo huertos escolares, familiares y comunitarios, lo cual fortalecerá la seguridad alimentaria de las familias y de la sociedad en general.

Desde la Universidad Técnica Particular de Loja – UTPL, las carreras de Agropecuaria, Alimentos, Medicina, Industrial, Química Ambienta, Gastronomía y Municipio de Loja, desde la Unidad de gestión Ambiental investigan el modo de conseguir que los niños de escuelas municipales y personal de centros de salud del cantón Loja adquieran conocimientos y desarrollen destrezas en el campo de la implementación y manejo de huertos escolares, con el objetivo de mejorar la formación en seguridad alimentaria en sus hogares y en la comunidad.

Daniel Capa Mora lidera un proyecto que busca contribuir a la mejora nutricional de las personas, de manera especial de los niños de las escuelas municipales, y también a personal vinculado o beneficiarios de los centros de salud de Loja, como son las personas de la tercera edad, esto último también con el apoyo de Minga Banco de Alimentos Loja.

“Este proyecto de implementación de huertos -señala- tiene por objetivo la sensibilización no solo de los beneficiarios de la iniciativa, sino también de la comunidad lojana, que en general debería conocer sobre la importancia de una buena nutrición, y de los beneficios en salud y economía que les traería el hecho de implementar estos espacios productivos en su escuela, comunidad u hogar, así como también manejar producción básica de animales menores como aves de corral y cuyes”.

“A escala nacional y mundial existe gran diversidad de este tipo de trabajos. De manera especial se incrementaron hace unos años y aún más ahora, frente a la pandemia de la COVID-19, estas iniciativas son creadas con el fin de contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, y en este caso específicamente a los objetivos 2 -Hambre Cero- y 1 -Fin de la pobreza-, lo cual es muy bueno ya que cuantos más aportes como este trabajo existan, mayores beneficios se podrá obtener en la seguridad alimentaria de las sociedades”, explica el profesor Capa Mora.

“El trabajo de vinculación, dice, consiste en el desarrollo de impartir capacitaciones teóricas y prácticas a los niños de las escuelas municipales y a personal de algunos centros de salud del cantón Loja, con temas como: la importancia de la seguridad alimentaria (nutrición), diseño, implementación y manejo de huertos aplicando las buenas prácticas agrícolas, procesamiento básico de alimentos obtenido de los huertos, prevención de contaminación de alimentos, cocción de alimentos, manejos de aguas, instalaciones y manejo de especies menores y temas de emprendimiento en general. Se busca promover en todo momento la seguridad alimentaria e, inclusive, si es oportuno se busca apoyar emprendimientos a la familia que lo necesite”.

Entre los resultados obtenidos se destaca el hecho de que niños, docentes y personal que labora en centros escolares y de salud han recibido capacitación en seguridad alimentaria, diseño, implementación y manejo de huertos, manejo de animales menores de granja, procesamiento básico de alimentos y conocimiento básico de pequeños emprendimientos, entre otros.

Este programa busca la sensibilización sobre la importancia de una buena nutrición y sobre los beneficios en su salud y en su economía al implementar un huerto en su escuela, comunidad u hogar. También se enseña a manejar la producción básica de animales menores como aves de corral y cuyes.

Además, el profesor Capa Mora destaca que socialmente “se busca obtener un aporte a la seguridad alimentaria, además de generar una conciencia en las personas acerca de la importancia que tiene el sector agroproductivo en el desarrollo de la sociedad, ya que una buena nutrición es la base para el desarrollo de una vida saludable”.

“La tarea aún es muy larga, ya que este es uno de los primeros pasos dados para mejorar la seguridad y soberanía alimentaria del cantón Loja. La idea es seguir replicando este tipo de trabajos en más escuelas, instituciones y hogares lojanos. De manera general esta iniciativa contribuirá en conocer cómo, a través de unidades agroproductivas de pequeños tamaños, como un huerto familiar, escolar o comunitario, se puede aportar a la seguridad alimentaria de las personas con el fin de que puedan llevar un vida sana y productiva para la sociedad”, asegura.

Los beneficios son múltiples. Estas intervenciones de vinculación en algunos casos de investigación, están siendo atractivas para empresas o personas desarrolladoras de Apps para teléfonos celulares, ya que a través de ellas pueden orientar a una persona a construir y a manejar su huerto. También contribuyen a la mejora de su seguridad alimentaria debido al aprendizaje teórico-práctico a los beneficiaros del proyecto en los temas relacionados con el manejo de huertos y animales de granja, procesamiento de alimentos y de microemprendimientos básicos.

Este reportaje forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #58, correspondiente a los meses abril-mayo 2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.