investigación

Entrevistas a Silvia González, Vicerrectora de Investigación de la UTPL

En el año que está por concluir, lo más significativo en investigación para la UTPL es “el compromiso de toda la comunidad universitaria para continuar, en la medida de lo posible, con sus actividades, tanto de docencia como de investigación e inclusive de vinculación”. Estas son las palabras de Silvia González quien hace un balance de su primer año como responsable de la Investigación de la UTPL, poniendo en relevancia la entrega del personal versus las cifras de resultados.

“El inicio de una nueva administración, del nombramiento del Rector y vicerrectores, prácticamente coincidió con el comienzo del confinamiento por la pandemia. Muchos planes se vieron afectados porque todo se había pensado en una época diferente, sin estas condiciones. En estas circunstancias, para mí lo más destacable fue la fortaleza y la esperanza con que se vivió esa situación. Me parece que es lo más rescatable, porque lo humano es lo mejor”, asegura.

¿Esperanza y fortaleza para no parar, a pesar del confinamiento?

Sí. En investigación, vimos que los primeros meses del confinamiento fueron una época en la que los profesores tuvieron la oportunidad de escribir y enviar sus artículos y eso a mí me parece que es actuar de la mejor forma en las condiciones en las que estábamos. Pero poco después, otra vez regresaron a los laboratorios, en la medida de lo posible y han continuado con sus tareas. En actividades propiamente de investigación, creo que hemos seguido con un buen ritmo, a pesar de todo.

Por ejemplo, desde hace algunos años no habíamos hecho convocatoria para financiar proyectos semilla para incentivar y promover que los profesores buscaran financiamiento de fuentes externas. En este año, pese a que se vivió una cierta austeridad por la incertidumbre que acarreaba la pandemia, hemos logrado abrir una convocatoria de financiamiento de proyectos. Toda la gente está muy contenta con esa iniciativa porque, a pesar de las condiciones adversas, vamos a seguir apostando y apoyando a nuestros investigadores.

Apoyar en presente y construir mirando al futuro con el Plan Estratégico

Así es. También en este año estamos construyendo, y ya prácticamente se va a publicar, el Plan Estratégico de Desarrollo Institucional que nos va a orientar los siguientes cinco años. En este tiempo también hemos trabajado mucho para definir nuestras áreas de dominio, y ubicar programas y grupos de investigación. Eso también es necesario al tiempo que se va haciendo investigación: ir mejorando la gestión de tal manera que los investigadores tengan una plataforma, una estabilidad, y ciertas condiciones de seguridad y de confianza para desarrollar su trabajo.

¿La Covid-19 le obligó a tomar algún tipo de medida especial para reforzar en investigación?

Sí. Se convocó a los docentes para realizar proyectos que tuviesen que ver con la Covid-19, los cuales se están financiando. Se realizaron diversas iniciativas, por ejemplo, impulsamos la impresión de protectores faciales y colaboramos con una fundación de origen ecuatoriano que se llama Crisfe, la cual buscaban aliados entre las universidades. El confinamiento evidenció que nuestros investigadores tienen confianza y ven que pueden hacer investigación y la difunden en revistas científicas de prestigio.

La mayoría de nuestros investigadores han hecho sus doctorados trabajando en la universidad, obviamente en universidades extranjeras. Por lo tanto, yo creo que han ido adquiriendo ciertas capacidades y buenas prácticas en cuanto a investigación de parte de los sitios en donde han cursado sus estudios.

Juan Pablo Suárez, ex Vicerrector de Investigación y todo el equipo del vicerrectorado de Investigación trabajaron mucho para incentivar, para buscar medios y formas de animar a la gente a hacer investigación. Investigar no solamente es saber y conocer más, sino también tener algunas habilidades humanas: la perseverancia, la constancia, la confianza en sí mismo, la confianza en otros y el trabajo en equipo. Yo creo que todos estos aspectos se han potenciado mucho y se han reforzado con varios incentivos que se ha dado, como dotar de laboratorios y de insumos.

¿Cuál destacaría de los nuevos proyectos de investigación que se ha desarrollado en 2020?

No solo uno, destacaría varios proyectos. Por ejemplo, los trabajos de Biología sobre nuevas especies. En Comunicación también han trabajado bastante y tienen renombre como investigadores. En transformación digital, en datos, y también en Informática, tenemos unos resultados relevantes. Y en Economía, sobre todo en Bioeconomía y Economía para el desarrollo y sustentable. También en Química se ha trabajado duramente en Fitoquímica, en extractos, en aceites esenciales y en ciencia de alimentos.

¿2020 permite hablar de logros que se hayan conseguido a través del Parque Científico y Tecnológico de la UTPL?

Creo que más que de logros es mejor que hablemos de esperanzas. Con respecto al Parque Científico y Tecnológico estamos convencidos de que vamos a tener un buen despunte para el año 2021. Esa es nuestra esperanza porque durante muchos años se ha trabajado para poner los cimientos y, como sucede en las construcciones, mientras trabajas en la cimentación no se ve nada, pero cuando ya tienes los cimientos y empiezas a levantar el edificio, el avance es muy rápido.

Juan Pablo Suárez, el director del Parque Científico, fue de las personas más entusiastas, el que promovió la idea y construyó esos cimientos. Ahora nos toca a nosotros ayudarle para tener una edificación sólida que aporte significativamente a todos los ámbitos de la universidad, y que contribuya al desarrollo de Loja, incluso del Ecuador. Estamos teniendo muy buenos acercamientos con empresas muy interesantes. Se está abriendo un horizonte prometedor.

¿En infraestructuras pendientes, qué nos deparará 2021?

Será un año para concluir algunos de los proyectos que teníamos, por ejemplo, mejorar la administración de los laboratorios. También tenemos algunas iniciativas para transformarnos digitalmente, para tener información rápida y eficientemente, para la toma de decisiones y mejorar la gestión universitaria para bien de todos, en especial para nuestros estudiantes. Creo que en 2021 tenemos el reto de poner los cimientos de la transformación digital en la universidad y, en esto, nuestro vicerrectorado ha sido uno de sus impulsores.

Como dice nuestro Rector, “queremos que cada persona esté haciendo algo de valor añadido”. En 2021 va a haber un salto cualitativo dentro de la universidad en cuestión de administración y de gestión. Va a ser un año muy bueno de construcción, pero también de ir viendo resultados para que, en 2022, que ya habrá pasado el susto de la Covid-19, esa es mi esperanza, tengamos una expansión que realmente se note.

Investigamos, abrimos relaciones con la empresa y empezamos a poner en marcha spin offs. La UTPL puede ser un modelo de referencia. Esta es una universidad en la que nacen muchas ideas, empresas, organizaciones, fundaciones.

Comienzan 2021 con un muy buen respaldo: la acreditación del CACES que garantiza la calidad de la UTPL…

Todos nos sentimos muy contentos y yo me siento muy agradecida con el equipo de la Unidad de Evaluación. Han trabajado muchísimo y estoy muy agradecida de que lo hayamos conseguido. La acreditación también nos ha dado esta perspectiva de tener las evidencias claras, de intentar utilizar y optimizar el tiempo, los recursos y todo lo que tenemos. La calidad no solamente es hacer bien las cosas sino dejar registro de ellas.

¿Emprendimiento y vinculación son unas de las referencias constantes de esos logros de calidad?

Sí y hay un trabajo interesante con los Observatorios para medir lo que está sucediendo en la sociedad y, a la vez, tener insumos para desarrollar proyectos de vinculación, inclusive de investigación, y luego ver cómo se van moviendo esas cifras, como se va mejorando en la economía, la calidad ambiental, el movimiento de los vehículos… Se pueden medir muchísimas cosas y eso se ha trabajado con los observatorios. Vamos a impulsar una segunda etapa de éstos para mejorarlos. Esa es una ilusión que tiene mi equipo.

Y sobre emprendimiento, también nos ilusiona mucho porque yo creo que todos los que llegamos aquí a la UTPL descubrimos que realmente en Loja no se ha emprendido todo lo que se podría hacer y que la ciudad y la provincia tienen muchísimos recursos, ideas y personas estupendas como para generar un movimiento empresarial interesante. Se puede generar empleo de tal manera que no tengamos una economía endémica sino una economía pujante, que ofrezca posibilidades para muchísimas personas, en especial para los jóvenes, y que permita dar oportunidades de empleo.

Este es un deber que tenemos y una posibilidad de crecimiento unida a nuestro deber de enseñar e investigar. La universidad siempre ha tenido esta visión social de promover la empresa porque es la forma en cómo nuestros estudiantes no solamente son empleados, sino que ellos generan empleo. Este es un potencial que tenemos y que poco a poco, desde el Valle de Tecnología hace como 20 años, se ha impulsado, y aún previo a ello, los maristas tenían plantas productivas y luego en la administración de los misioneros Identes se ha sistematizado y esperamos que en esta década podamos impulsar muchísimos más. Ahora investigamos, abrimos relaciones con la empresa, impulsamos nuevas empresas, algunas de las cuales son spin offs. Esta es una universidad en la que nacen muchas ideas, empresas, organizaciones, fundaciones.

Usted hablaba de ilusión, y la UTPL trabaja para implantar en Loja la tradición y la ilusión en torno a los Reyes Magos ¿Qué les pediría?

Pediría perseverancia y constancia. También pediría a los Reyes Magos que se llevaran la envidia y el compararnos con los demás, lo que nos permitiría enfocarnos, tener una visión clara, una mirada despierta para descubrir todo el potencial que tenemos y el que tienen los otros, y así identificar cómo podemos ayudarnos mutuamente. Les pediría mucha unión para evitar crear bandos y trabajar unidos, de tal manera que podamos construir sinergias. Tenemos muchas posibilidades, nos corresponde a cada uno de nosotros, poner el esfuerzo necesario para conseguir grandes logros para todos.

Esta entrevista forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #56, correspondiente a los meses diciembre2020 – enero2021. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.