orquídeas

Tienen una alta demanda en la horticultura. Obtener cultivos puros contribuirá a favorecer los procesos de reproducción y supervivencia.

En Ecuador hay alrededor de cuatro mil especies de orquídeas de las 27.801 que han sido descritas a escala mundial. De las variedades identificadas en el país, muchas están distribuidas únicamente en territorio nacional y además se encuentran en alguna categoría de amenaza según la (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). A pesar de la diversidad de especies de orquídeas existentes en nuestro territorio, los estudios en torno a estas siguen siendo muy escasos y se conoce aún muy poco sobre los microorganismos que interactúan con ellas.

Stefanía Cevallos Solórzano, profesora de la sección de Biología y Genética del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), investiga sobre el aislamiento de hongos micorrízicos y bacterias asociadas a raíces de orquídeas epífitas tropicales del sur del Ecuador. Su trabajo se centra “en entender las interacciones que se dan entre microorganismos y especies vegetales porque estas interacciones son esenciales para la estabilidad de los ecosistemas y la permanencia de especies”, sostiene la experta. El proyecto se enmarca en una larga línea de trabajo. “En años anteriores, asegura, mis estudios se han direccionado a la interacción entre orquídeas y hongos con el fin de identificar cuáles son los hongos que contribuyen a la germinación, establecimiento o permanencia de las orquídeas, especialmente las que están amenazadas”.

El proyecto del cual es parte la profesora Cevallos desea obtener cultivos puros de los hongos y bacterias asociados a las raíces de las orquídeas que, en un futuro, sirvan para ejecutar esfuerzos de reintroducción de especies o recuperación de poblaciones de orquídeas. Es una tarea que se enmarca en una línea de investigación que surge con los estudios pioneros del Ph.D. Juan Pablo Suárez, desde el 2006, y supone una línea innovadora y casi única en el país.

A más del profesor Suárez, Coordinador del Grupo de Investigación MS2E, también participa en la investigación el Ph.D. Paulo Herrera, además se vinculan varios estudiantes de pregrado y de maestría.

En las áreas protegidas de Ecuador, las orquídeas constituyen un elemento necesario para la dinámica de los ecosistemas ya que hay especies pioneras en áreas perturbadas.  Además, muchos de los hongos y bacterias que hasta ahora se han reportado en interacción con las orquídeas pueden tener aplicaciones en la industria.

“Para desarrollar nuestra investigación, explica Stefanía Cevallos, utilizamos como insumo secciones de raíces de orquídeas de interés, que son procesadas en los laboratorios de la UTPL. Una vez que se logra cultivos puros en condiciones in vitro, estas se someten a estudios de biología molecular para confirmar la identidad de las especies aisladas”. Hasta el momento se ha desarrollado aproximadamente 40 cultivos puros de hongos y bacterias.

Durante los siguientes meses se planifica desarrollar muestreos adicionales para conseguir una mayor cantidad de microorganismos. Como producto de esta investigación se espera obtener cepas puras de hongos y bacterias que sean claves para el desarrollo de las orquídeas. La profesora Cevallos afirma que “si tenemos en cuenta que la mayoría de los trabajos en esta área se han desarrollado en ecosistemas templados, los estudios realizados en nuestra región muestran una diversidad distintiva. Con el desarrollo de esta investigación se pretende obtener información y material de base para implementar estrategias de conservación y producción”.

Las orquídeas tienen una alta demanda en la horticultura, y obtener cultivos puros de microorganismo contribuirá a los procesos de reproducción y supervivencia de las orquídeas. Adicionalmente, en las áreas protegidas de Ecuador las orquídeas constituyen un elemento necesario para la dinámica de los ecosistemas ya que en muchos casos son especies pioneras en áreas perturbadas.  Por eso, los resultados de esta investigación pueden ser de interés de las empresas floricultoras. Además, muchos de los hongos que hasta ahora se han reportado en interacción con las orquídeas pueden tener aplicaciones en la industria farmacéutica.

Como recuerda Stefanía Cevallos, con esta investigación, desde la UTPL “se genera información accesible para la comunidad sobre la diversidad de orquídeas y microorganismos asociados, lo que puede contribuir a concienciar sobre la sensibilidad de los ecosistemas frente a la pérdida de especies. Asimismo, los productos obtenidos podrían ser empleados a futuro para mejorar la producción en masa de orquídeas de interés económico”.

Este reportaje forma parte de la Revista Perspectivas de Investigación, edición #54, correspondiente a los meses agosto-septiembre 2020. Si quieres acceder a la revista completa clic aquí.