Las tecnologías de cada época han sido adaptadas por los educadores a sus buenas prácticas y estrategias didácticas para la enseñanza. En nuestra era, dominada por las redes de información, vemos cada día como muchos de los insumos e instrumentos comunes del hogar, del transporte, del trabajo, son capaces de actuar de forma autónoma y aprender de nuestro diario actuar. Estos dispositivos se van convirtiendo poco a poco en parte de nuestra cotidianidad, evolucionando gracias al fenómeno denominado internet de las cosas (IoT) y algoritmos de inteligencia artificial.

Estudiantes de la Titulación de Sistemas Informáticos y Computación en el laboratorio de prototipos de la Universidad Técnica Particular de Loja – UTPL.

Esta tecnología debe irse extendiendo como un servicio hacia la educación en productos que permitan al docente innovar en sus estrategias didácticas. Evitando así, que se produzca una disrupción notoria entre los instrumentos de interacción, diversión y ocio de los estudiantes en sus hogares con los que pudieran encontrar en las aulas de clase.

El informe NMC Horizon es uno de los referentes a nivel mundial sobre tendencias tecnológicas y prácticas educativas, categorizando poblaciones: k-12, escuela, educación superior, bibliotecas y museos. En cuanto a la educación superior se han identificado seis tecnologías emergentes que tendrán impacto significativo en los próximos cinco años (2017-2021):

Corto plazo: las Tecnologías de aprendizaje adaptativo y mobile learning.

Medio plazo: el Internet de las Cosas (IoT) y Learning Management System (LMS) de próxima generación.

Largo plazo (5 años o más): la Inteligencia Artificial (IA) e Interfaces Naturales de Usuario.

IoT e IA se han visto fortalecidos desde tres grandes plataformas: Azure de Microsoft, AWS de Amazon y Google Cloud. Los servicios brindados entran en competencia sobre aspectos de flexibilidad, facilidad de uso, seguridad, visibilidad, control, entre otros. Permiten que dispositivos con capacidad de procesamiento y conexión a red, puedan comunicarse entre sí, ser administrados desde un ambiente centralizado dando espacio a la creación de ambientes inteligentes de interacción, adaptables a las necesidades de los actores del proceso de enseñanza-aprendizaje.

El grupo de investigación en Interacción Persona Computador para atención a las personas con discapacidades (i+IPC), investiga en tecnologías para establecer ambientes de clase inteligentes, reconocimiento de emociones, chat de respuesta automática, personalización de recursos didácticos, y plataformas de interacción natural en 2D y 3D, como áreas emergentes que permitirán a nuestra Universidad continuar siendo líder en tecnologías para la educación.

 

Pablo Torres
Docente investigador de la Sección de Inteligencia Artificial, en el Departamento de Ciencias de la Computación y Electrónica de la UTPL. Coordinador del grupo de investigación en Interacción Persona-Computador para atención a personas con discapacidad, registrado como consolidado por el vicerrectorado de investigación UTPL. Es Doctor en Ingeniería en Informática por la ULL-España, y Doctor en Comunicación y Educación en Entornos Digitales por la UNED-España. Las líneas de investigación que trabaja son: Human-Computer Interaction, Ambient Intelligence, Multimodal Interaction, User Afective Experience y Digital Literacy.

Deja un comentario