Profundizar en el uso problemático de las TIC en los adolescentes es el proyecto en el que trabaja un grupo de docentes del Departamento de Psicología de la Universidad Técnica Particular de Loja, liderado por Livia Andrade, para determinar, entre otros aspectos, cómo la presión de grupo incita al adolescente a mantener constantemente el empleo de dispositivos y el acceso a diversos contenidos, destinando para ello un número considerable de horas durante el día.

Para el estudio se desarrolló un cuestionario que permita identificar el tiempo de consumo, tipo de contenido y el tipo de dispositivo del cual se da la conexión, este se aplicó en alrededor de 60 colegios particulares, fiscomisionales y fiscales del país, en estudiantes de 14 a 17 años, obteniendo en una primera etapa un total de 3.119 datos. También se tomó en consideración los datos genrados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) que señalan el mayor porcentaje de las personas en el área urbana utiliza Internet en el hogar (57,3%), mientras el mayor porcentaje de población del área rural lo usa en centros de acceso público (40,2%). El 36,9% de las personas usó Internet como fuente de información, mientras el 29,4% lo utilizó como medio de comunicación en general.

En una revisión preliminar de las encuestas se han logrado recopilar datos que revelan que los establecimientos educativos particulares tienen mayor consumo de Internet, mientras que en los establecimientos fiscales y fiscomisionales no presentan los mismos índices de uso. Por otra parte, el tipo de dispositivos y contenido se asocia a teléfonos móviles y videojuegos, respectivamente, sin presentar un porcentaje problema, pero sí la presencia de estos “distractores” en el entorno de enseñanza-aprendizaje del alumnado. Esta información permitirá conocer indicadores sobre el uso de las TIC y remitirlos a los establecimientos educativos para que se puedan desarrollar propuestas de prevención y orientar a los adolescentes en el empleo de estas tecnologías, contribuyendo así con su formación académica.

Artículo extraído de: La Conversación

Deja un comentario